QUE LA VIDA TE ATALANTE

Hay una idea que circula por la red que nos ha llamado la atención: apadrinar palabras en peligro de extinción. Y hemos decidido apadrinar una que nos encanta: ATALANTAR.

En el diccionario encontramos tres acepciones: tranquilizar, agradar y enamorarse. Y una frase maravillosa, “que la vida te atalante”; que casa bien con cualquier de las tres opciones y nos da otras posibilidades, como atender, cuidar o mimar.

Por otro lado, atalantar procede de talante, que tiene el mismo origen que talento, la palabra griega talantón, que daba nombre a una moneda de oro y aparecía en una parábola moral muy curiosa, que dice así:

Un señor repartió a sus sirvientes unos talentos (monedas) y uno de los servidores les sacó provecho, mientras otro, no. Por eso la palabra habría pasado a significar “dotes naturales que han de aprovecharse” y después, “disposición, propensión” y voluntad”.

Finalmente, de la misma familia encontramos el adjetivo talentoso, que nos encanta.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver todo esto con el clown?

Cuando estamos en estado payaso un rato y luego nos quitamos la nariz, sentimos tranquilidad.

Con el clown agradamos y nos agradamos.

El clown enamora.

El clown, con su mirada, nos atiende como nadie y con sus tonterías, nos cuida y mima.

El clown es un talento que todo lo convierte en oro y lo ordinario en extraordinario.

El clown es disposición y voluntad.

El clown es un ser torpe e imperfecto, pero siempre se ve como alguien talentoso.

que-la-vida-te-atalante

¡¡QUE EL CLOWN OS ATALANTE!!

Por Jesús Jara y Amaia Prieto