HUMOR Y CLOWN PARA EL DÍA A DÍA (EN PRISIÓN)

Todos los seres humanos poseemos fuerzas en nuestro interior que nos permiten superar situaciones complicadas en diferentes grados y momentos. Y, desde luego, el espíritu clown es una de esas fuerzas.

Después de 6 sesiones en el establecimiento penitenciario de Valencia, compartiendo juegos, risas y reflexiones con un grupo de 10 jóvenes y el equipo de profesionales y voluntariado de Inciatives Solidàries, sólo podemos decir: GRACIAS.

El taller de HUMOR Y CLOWN PARA EL DÍA A DÍA ha sido una apuesta que aglutina temáticas vinculadas a la psicología positiva, al optimismo inteligente y al humor positivo, a través del maravilloso vehículo de la NARIZ ROJA.

Nos hemos divertido, el grupo se ha cohesionado, hemos creado grandes vínculos, hemos encontrado espacios de evasión y de reflexión… y, sobre todo, hemos confirmado nítidamente cómo el clown puede ayudar a superar la adversidad.

Estos días ha adquirido sentido y solvencia el concepto de RESILIENCIA. Hay muchas definiciones para acotar este término, por ejemplo la de Anna Forés: “La resiliencia es la capacidad de un grupo o persona para afrontar, sobreponerse a las adversidades y resurgir fortalecido o transformado”. Por otro lado, son muchos los estudios que afirman que el sentido del humor, los afectos, la autovaloración positiva, contribuyen a que las personas seamos resilientes. Aquí, ahora, queremos confirmar que el juego y el estado payaso, también.

Cuando el clown entra en un espacio como es la prisión, donde las personas se sienten cosificadas, no tienen autonomía ni capacidad de decisión, donde la expresión de emociones es castigada… nos damos cuenta del gran impacto que tiene. El espíritu payaso introduce en este ambiente, sorpresivamente, buen ánimo, alegría y confianza, la consideración alternativa del fracaso, la amplificación de la mirada, la acción…

Tras experimentar por primera vez los efectos del estado payaso, los jóvenes presos nos dijeron palabras como: fluir, calma, infancia, juego, misterio (pero del bueno, matizó Luis), risa, sorpresa… Y en los juegos resaltaron el valor del grupo, de la escucha, de buscar el lado positivo de la vida, de confiar en que siempre hay algo bueno cada día, de lo apasionante que puede llegar a ser hacer de sardina enlatada…

Igual que las plantas buscan los rayos de sol, los seres humanos tienden a desarrollarse en positivo. Y el clown es un gran motor para la construcción de un futuro mejor, porque el ayer no se puede cambiar pero el hoy y el mañana es nuestro.

crear-el-futuro