El derrape

Según la Real Academia Española, DERRAPE es “acción y efecto de derrapar”. Y DERRAPAR puede ser “patinar desviándose lateralmente de la dirección que llevaba” (dicho de un vehículo) o comportarse de manera contraria a los cánones tradicionales de una sociedad”.

En el mundo del clown se fusionan las dos acepciones para describir lo que es un “derrape”. Cuando un payaso o payasa derrapan, efectivamente patinan y se desvían de la dirección que llevaban no sólo lateral, sino también frontal y circularmente. Y, sin duda, se comporta de manera contraria a los cánones establecidos… ¡Faltaría más!

Un derrape se da cuando un clown se entusiasma tanto con una acción, un sonido, una imagen o una emoción que la intensidad se apodera de él hasta que pierde el control. Un derrape es como un trastorno mental/emocional transitorio durante el cual el clown sale de sí mismo, juega, se excita, convulsiona, llega a perder (momentáneamente) el contacto con el público y, por tanto con la realidad… Cuando un payaso o payasa derrapan entran en un estado de enajenación, agitación, alteración… llegando al clímax… Sí, como muy bien dijo Susana Giner de ClownDestino Teatro: “Un derrape es como un orgasmo. ¡Y una se entera!”.

El derrape es individual, de manera que el resto de clowns acompañantes, si los hubiera, adoptan el rol de espectadores, alucinando con lo que ocurre y, en todo caso, facilitando la calma y el sosiego, la vuelta a la normalidad del derrapante, después del momento de excitación.

Os dejamos con un ejemplo que se dio en la VELADA DESCLOWNTROLADA del 7 de noviembre de 2013 en la Casa de Cultura de Xirivella. La payasa Bachoca (alterego de Carmen Golfe de L´Esglai Teatre) se entusiasma cantando tanto que… (video)

Jesús Jara y Amaia Prieto