CLOWNS DE HOSPITAL: un pequeño homenaje

Clowns de hospital, personas extraordinarias que se dan desde el amor y la pasión. Personas de valor incalculable que se dan con el corazón abierto a quienes más lo necesitan. Personas que representan algunos de los mejores valores del ser humano: la solidaridad, la entrega y el compromiso.

Clowns de hospital, personas que avanzan en la proyección de nuestra profesión hacia lugares donde más nos necesitan. Personas que transforman, por algún tiempo, la tristeza en alegría, el llanto en risa y la desesperación en ilusión.

Clowns de hospital, personas que se dan desde el respeto y la ternura. Personas valientes que transmiten coraje a quienes se encuentran vulnerables. Héroes y heroínas del día a día, que mejoran nuestro mundo con su humanidad, desde la humildad.

foto Siro López

foto Siro López

Clowns de hospital, una herramienta, una potente luz que llena de esperanza espacios oscuros. Clowns de hospital, fuente de vida y optimismo para afrontar la enfermedad. Clowns de hospital, generadores de risa y esperanza para hoy y mañana.

Ser clown de hospital no es cualquier cosa. Requiere vocación, preparación, inteligencia, fortaleza, sensibilidad y compasión desde la alegría. Ellos y ellas abren puertas donde antes había paredes. Encienden ilusiones donde antes habitaba la angustia. Dicen basta al sufrimiento en soledad, conectándolo con la risa solidaria. En definitiva, ponen magia en la realidad.

 

Por Jesús Jara y Amaia Prieto